La bofetada de Valpocomics

El próximo 18, 19 y 20 de octubre se hará el primer encuentro internacional de comics en Valparaíso. Lo han denominado Valpocomics pero no hay ni un sólo representante porteño. Renzo Soto, comiquero porteño, comparte lo que piensa de esta triste e indignante situación.

Por Renzo Soto, comiquero porteño, autor de Supervaca, Colorito, El anticuma, Humano demasiado Urbano y La guía mitológica ilustrada de Chile.

No es por el mero hecho de “lloriquear” como mal sugieren y proponen desde el anonimato, ciertos personajes a los cuales evidentemente les molesta que alguien alce la voz para alegar por lo que es justo y de paso rasguñar un trocito de la torta que no están dispuestos a compartir.

No es un misterio que la centralización es un mal endémico en nuestro país; la que se agrava con nuestra particular geografía. El tema del cómic y la ilustración no es la excepción, pues generalmente las grandes instancias que convocan a artistas, editoriales, productoras y público en general surgen desde la capital, lo que es hasta cierto punto comprensible dado que casi medio Chile vive en Santiago y mal que mal, allá están las lucas, que parece ser lo único que importa al final del día.

El problema es que Santiago se ha vuelto un ente invasor, cuyo brazo se extiende a regiones con el sólo propósito de hacer usufructo de su materia prima, del talento de su gente, de construir una postal comercial en torno a los parajes típicos de cada zona, donde por supuesto, sus habitantes no tienen arte ni parte. Basta mencionar la enorme cantidad de comerciales y películas que se graban año a año y que tienen como sempiterno fondo las añosas calles de Valparaíso.

Por estos días, está por inaugurarse el encuentro de cómic denominado “Valpocomics”; organizado por la Alianza Francesa de Valparaíso con la colaboración de algunas entidades privadas y estatales, tanto de Valparaíso como de la capital. Lo preocupante es que este importante encuentro que reunirá a lo más granado de la historieta nacional y que además contará con la presencia de importantes artistas de la historieta francesa, no contempla en lo más mínimo la presencia de autores porteños o de la Región de Valparaíso. Desarrollándose el grueso de las actividades en el puerto (y algunas otras en Santiago) nos parece lamentable el hecho de que se pase por alto el quehacer comiquero local con toda la historia y el talento que tiene y que es ampliamente conocido a lo largo de Chile y en el extranjero. Creo que realizar algunas actividades en la Casa Mirador de Lukas no es suficiente, creo que nombres como Jucca, Pato González, Tec o Marko Torres debieran sonar fuerte en esta importante instancia, pero claro, la torta es muy pequeña para compartirla.

Se ha alegado falta de conocimiento frente al movimiento historietístico porteño. Lo cual es una falacia, ya que como vuelvo a reiterar, hay insignes nombres y obras surgidas desde este puerto cuya proyección y legado trasciende las fronteras regionales y aun más, nacionales.

Posiblemente no haya mala intención detrás, pero sí una omisión en tanto se pretende, según como lo vemos desde acá, jerarquizar el oficio, poniendo en el pedestal de los “triunfadores” (hacia el público/mercado) a un grupito selecto de autores que “encaja” en un formato que de alguna manera las entidades involucradas en el medio han ayudado a crear e instaurar y que curiosamente o son oriundos de Santiago o bien se mueven hace tiempo en el circuito capitalino. Qué duda cabe que los artistas de regiones y sus obras son postergados toda vez que se han armado verdaderas cofradías cuyo norte, además de producir obras de calidad, es apoderarse de todas las instancias de difusión y figurar como “cabeceras de cartel” cada vez que la noticia lo amerita. Situación similar a lo que sucede en el mundo de la música, específicamente con el rock chileno.

Lo que acá se configura es una abierta imposición de un formato y una abierta declaración de principios que posiciona a todo lo que se gesta en Santiago como la vara con la que han de medirse todas las manifestaciones artístico-culturales que se gestan en regiones y que por cierto y salvo que se trasladen a la capital, seguirán con la denominación de “semi- profesional” o “amateur”. Valpocomics sin autores dueños de casa es simplemente una falta de respeto, o como dijo un colega, una bofetada.

LEAD Technologies Inc. V1.01

Comenta desde Facebook

Comentarios