Hagamos un ejercicio

Balmaceda Arte Joven

"Una máquina para Chile" de Ilario Da

“Una máquina para Chile” de Ilario Da

Usted joven, usted que probablemente tiene acceso a una biblioteca universitaria pasee por dentro de ella, mire esos códigos extraños en sus lomos. Si quiere ponga nervioso a los bibliotecarios, tome cada libro que su nombre de costado le parezca atractivo, pues si toma muchos al azar sin parecer que busca algo se pondrán nerviosos. Siéntese frente a la última hilera de libros, esa que está a la altura de vuestros pies. Hojee cada uno de los ejemplares, huela el desuso. Ahora aprovéchese del sistema bibliotecológico y observe cuando fue pedido ese libro que tiene en las manos, vaya a la contratapa y vea ese papelito que dice quiénes y cuándo lo han pedido. Lo más probable -al menos que sea parte de la bibliografía de un ramo- es que un par de años lo separe del último lector.

Por Gabriel Ribet

Entonces, hagamos el ejercicio. Párese con el libro en la mano. Innove y diríjase al mesón, y pida ese libro. Lo que es yo, prefiero los estantes con narrativa chilena. Hagamos el ejercicio, elija su estantería favorita.

Pidamos, leamos y devolvamos. Ejercicios olvidados y ‘nostalgiados’ por los agentes del mesón.

A continuación mi ejercicio.

Reflexión en torno a Ch863  DAI  1986.

Ironía pura y dura. Una novela sobre exiliados, que con confianza y esperanza planean impulsar la liberación del pueblo chileno del yugo militar allá por el ’83. Su plan: enviar, desde París, una máquina que lograría desestabilizar la dictadura, a través de la difusión ideológica.

El Empanada, el Chileno, el Negro Chico, el Pereira, Pablo y Rubén son los personajes que construyen el relato. Unos con más fe que otros, algunos más militantes que otros, unos más nacionalista, otros más socialista, algunos de acción y otros teóricos, uno que otro galán, y más de uno chamullento como él solo.

Ilario Da, logra con esta novela, construirnos una realidad subjetiva, irónica, crítica y ante todo divertida del sujeto exiliado en Francia.

Quesos, vinos, italianas, restoranes, cafés, calles, pensiones y piezas enanas. El tópico que pareciera un cliché, se transforma en el paisaje perfecto para ambientar el periplo de estos chilenos, que ilusionados ‘luchan’ contra el ‘destino’ para poder enviar a su nostálgico Chile la fotocopiadora, impresora, cronista, resumista, opinóloga, oyente y crítica especializada en asambleas políticas… En fin, el instrumento que logrará la liberación de la nación.

El plan, es que pueda multicopiar cuanto panfleto, afiche e ideas afines se generen en la resistencia interna. Para esto, los ya nombrados protagonistas, ponen en juego toda su precaria capacidad económica, su precaria capacidad organizativa, y sus precarias subjetividades. Relatándosenos el paseo necesario para mandar la máquina: La producción del capital necesario para comprarla y enviarla, el conocimiento mutuo máquina-usuarios, reconocimiento de sus funciones y virtudes, y su llegada a Santiago. Es decir la tragedia completa.

Configurado bajo un verosímil mutante: a ratos realista, otras irrealista, y en veces surrealista, esta novela logra retratar la figura del chileno ochentero que construimos en nuestro imaginario. Es interesantísimo observar detenidamente los diálogos, e interpretar algunas opacas intervenciones como transparentes verdades. Se logra desestigmatizar al exiliado, ni héroe ni genio, ni imbécil mandado ni roto, un sujeto normal. Tan típico y mutante como la construcción narrativa de la obra.

“(…) Pereira había terminado el trabajo. Antes de desenchufar la Máquina, con voz melancólica le contó su separación. (…) Cuando acabó su exposición de cuarenta y cinco minutos, (…) se sentó en una silla para esperar que Ella hiciese su análisis sin apuros ni presiones externas. (…). La hoja está en blanco, excepto un rincón donde había una frase con tinta borrosa: <<Aprende a tirar>>”

Código Pedido: Ch863  DAI  1986

Autor: Da, Ilario

Título: Una máquina para Chile

Edición: Pehuén; Santiago; Chile

Características: 178 p

Libro en Español

Temas: NOVELAS CHILENAS

Comenta desde Facebook

Comentarios