Escuela Minka: una unión entre la creación artística y el trabajo comunitario en el cerro La Cruz

Con varios containers instalados en el sector más alto del cerro La Cruz de Valparaíso comenzaron a funcionar los talleres comunitarios de la escuela Minka, la cual busca beneficiar a los vecinos entregándoles herramientas para generar acciones de cambio en su entorno.

minka

Texto y fotos: Liliana Muñoz

El sábado 22 de noviembre se inauguró la escuela Minka de oficios del arte ubicada en la Cancha Los Patos en el cerro La Cruz. La iniciativa impulsada por el Centro Cultural Teatro Container y el Taller de construcción escenográfica y de vestuario El Litre ofrece distintos talleres a la comunidad afectada por el incendio de abril en Valparaíso. Este proyecto nació después de meses de trabajo solidario por parte de estas organizaciones, durante los cuales levantaron un comedor comunitario y un espacio para los niños fomentando la articulación vecinal en el lugar.

Desde el incendio hasta ahora han sucedido varias etapas: una primera de emergencia absoluta, en la que había que resolver necesidades urgentes, después de eso disminuyó la cantidad de gente que acudía en ayuda y las iniciativas se fueron transformando. Un grupo de amigos que se conocieron durante estas instancias se reunieron a proyectar su trabajo y tras muchas conversaciones y reflexiones decidieron crear Minka (palabra del quechua que significa trabajo colectivo en favor de la comunidad).

Con el objetivo de entregar un beneficio a los vecinos del cerro La Cruz en torno a los oficios se instaló Minka como una escuela permanente de oficios del arte en la que hay un intercambio de contenidos culturales, artísticos y de saberes populares, donde tanto profesores como alumnos enseñan. Está compuesta por cuatro talleres: carpintería metálica y madera, gestión cultural, panadería y costura.

“A través de esos espacios la idea es ir entregando herramientas para colaborar a que sean los vecinos los que se empoderen de su realidad y tengan la confianza de que son capaces de transformar su entorno. De este modo, cambiar un poco esa lógica tan paternalista en la que fuimos criados en la que demandamos soluciones al gobierno, alegamos y esperamos”, señaló Nicolás Eyzaguirre, director del centro cultural Teatro Container.

Por otra parte, este proyecto es una oportunidad para sus organizadores de instalarse en un lugar y trabajar junto a los vecinos generando una unión entre la creación artística y el trabajo comunitario, lo cual se ha perdido en nuestro país.

“Ha sucedido mucho que los artistas y todas las organizaciones relacionadas se han vuelto un servicio de artes donde lo único importante son criterios académicos y técnicos de creación artística desconociendo toda la riqueza que tiene el trabajo cultural comunitario, siento que es necesario volver a encontrar eso. Esta situación nos da la oportunidad de generar un proyecto en el que las artes, la creación y la cultura tengan una función social más importante”, reflexionó Eyzaguirre.

Balmaceda Arte Joven, Puerto de Valparaíso y el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes son algunas de las instituciones que han respaldado esta iniciativa junto a otros colaboradores. Sin embargo, aún queda mucho por hacer, ya que se necesitan materiales y recursos humanos para poder seguir desarrollando los talleres que tienen proyectada una duración de dos años.

Comenta desde Facebook

Comentarios