Crítica teatral: «Error» de Teatro La Peste

error---teatro-la-peste

Por Constanza Carlesi

Error corresponde a la producción más reciente del Centro de investigación Teatro La Peste, estrenando en septiembre con una exitosa temporada en Sala Negra de la Escuela de teatro de la Universidad de Valparaíso.

Teatro La Peste cuenta con más de diez años de trayectoria, destacándose por reconocimientos locales (Círculo de Críticos de Espectáculos de Valparaíso) como nacionales (VI Festival Nacional de Teatro en Invierno Calama, entre otros). Por lo demás, se caracterizan por trabajar diversas áreas del oficio teatral, tales como creación, formación, investigación y producción, cualidades que les posiciona como una de compañías más reconocidas, admiradas y cercanas al espectador porteño.

Considerando dicho panorama,  pareciera ser que Error surge como un desafío, ya que al contar con un público acostumbrado a temáticas estrechamente relacionadas con la localidad,  Teatro La Peste en esta ocasión, nos promete su propia versión de Psicosis 4.48 de la desaparecida dramaturga inglesa Sarah Kane.

Si bien Psicosis 4.48 es un texto con estrechas raíces autobiográficas, el equipo encabezado por Danilo Llanos, vuelca  la dirección autocentrista del drama mostrando la situación y sus personajes como un mero hecho simbólico que trasciende a una realidad nacional. Una joven con serios trastornos suicidas (Kathy López) que es tratada por el especialista y funcionario público (Christian Riquelme). ¿Víctima y victimario? ¿O sólo víctimas? En tal caso ¿el victimario brilla por su ausencia o brillará implícito a través de la imponente e inapelable presencia invisible de la institución?

Quienes de ante mano conocemos la obra de Kane, podremos reconocer en Error, a su protagonista y su interlocutor atrapados en una eterna discusión sobre desamor, autodestrucción y frustración. La paciente entrevistada por su psiquiatra, o la enamorada en la encrucijada de un amor no correspondido. El amor como vida, entonces el deseo de la muerte como una encrucijada hacia las crueldades de la vida. Dicha esencia que propone la acción dramática del texto original perdura en la versión protagonizada por López.

Como costumbre particular de los últimos estrenos de Teatro La Peste, el diseño integral destaca por su funcionalidad y belleza estética. En aspectos semióticos, resulta muy sugerente este reducido espacio, tipo ring, donde los protagonistas se enfrentan. Además de un suelo poco amigable para caer -atestado de vidrios rotos- y una iluminación fría, sino ensombrecida. Las actuaciones son adecuadas, siguen favorablemente el curso del mundo propuesto. Sonoramente, aparece algo muy atractivo por efecto de los constantes enfrentamientos sobre este suelo quebradizo, acompañado de  una momentánea “iluminación baja” –que se limita a iluminar las pantorrillas de los actores, como si literalmente se pretendiera  dirigir nuestra mirada hacia el nivel más bajo del ser humano.

En Error mucho de lo que está implícito lo podremos descubrir si ponemos especial atención a los detalles escénicos propuestos por Llanos. Por ende, la palabra esconde mucho más de lo que dice. En este sentido, percibo una reflexión interna que toca un hilo muy sensible de nuestra memoria nacional como una brutal consecuencia de nuestra contemporaneidad.

El suicido de Allende marca el fin de un secuestro y el principio de otro, que comenzará su final 17 años después de la exhumación y entierro público de sus restos, aunque todavía sus ciudadanos sufran las consecuencias de ambos (Tito  Drago, Allende, un mundo posible, RIL, editores, Buenos Aires, Argenita 2003, p. 15).

Aquellas palabras son sólo un ejemplo que indica que existe en nuestro inconsciente colectivo, un suicidio que marca el inicio de la sociedad en la que estamos viviendo. Pensar en ello –para los que pensamos en ello– resulta inevitablemente inquietante, como si la esperanza de creer en que podría haber sido distinto, pudiera cambiar algo de lo que ya está escrito. El modelo económico imperante, 20 años de una democracia incompetente y el recuerdo idílico de un pasado prometedor, son entre otras cosas, aspectos implícitos que hacen que el último estreno de Teatro La Peste nos remueva frustraciones pasadas que nos identifican como sociedad.

Se trata de una situación dramática difícil de sostener por su gran densidad, pero que logramos contener, como espectadores, gracias a su corta duración –aproximadamente tres cuartos de hora-. En Error, amarse parece un error y matarse la única solución. Como si los protagonistas estuvieran encerrados en un ring, sometidos a la eterna frustración de pelearse entre ellos mismos.   

Ficha Artística

Dirección: Danilo Llanos
Intérpretes: Katherine López y Christián RiquelmeDispositivo escénico: Danilo Llanos
Universo sonoro: Nagasaki
Técnico: Humberto Cerda
Producción: Teatro La Peste

*Constanza Carlesi es actriz y crítica teatral. Más textos de la autora en: http://kritikanteserendipia.blogspot.com/

Comenta desde Facebook

Comentarios