Dos artistas de la pintura dura

pinturaduraintro1Se trata de Camilo Ambrosio, un pintor de la resistencia figurativa del underground porteño y el pintor Marco Antonio Hughes (Valparaíso, 1934-1984) que perteneció al grupo de artistas plásticos que se formó en la Escuela de Bellas Artes de Viña del Mar en su denominada “época dorada” que abarcó, principalmente, de 1950 a 1965, y que estuvo marcada por la impronta de uno de sus profesores, el pintor berlinés Hans Soyka.

Hughes fue uno de los más destacados discípulos de Hans Soyka”, y en línea con su rebeldía que no toleraba la mediocridad, especialmente cuando la ostentaban quienes tenían responsabilidades pedagógicas y de dirección, siempre afirmó que sólo reconocía a Soyka como maestro. “La mayor influencia de Soyka en nosotros –explicó otro de sus “pollos”, el pintor Edgardo Catalán- tuvo que ver con el respeto por la técnica. Soyka llegó al Bellas Artes cuando acá pasaba muy poco, y traía un bagaje cultural que no encontrábamos en los profesores, además de una visión del arte distinta, muy amplia. Él entregaba todo lo que sabía y lo hacía con mucho gusto”.

Marco Hughes fue también, quizás, uno de los más olvidados “pollos” de Soyka, en parte por la resistencia y “desagrado” que suscitaron sus obras en su tiempo y, en parte, por su inesperada y repentina muerte a los 50 años.

Participó con sus pinturas en los Salones de Otoño e Invierno de Valparaíso y de Verano de Viña del Mar, en las bienales de Valparaíso, en una veintena de muestras individuales en Chile y una en Perú. Recibió algunos premios y una decena de sus trabajos están repartidos por el mundo. En sus últimos años colaboró intensamente con el Instituto Chileno-Norteamericano de Cultura.

pinturaduraintro2Poco antes de morir escribió: “Lo más importante que me ha pasado es ser invitado a exponer individualmente en la sala Matta del Museo Nacional de Bellas Artes de Santiago en octubre de 1973 y no haber podido hacerlo. Y haber aparecido mencionado en el libro Historia de la pintura chilena del excelente crítico e historiador del arte que fue Antonio Romera”. En dicha antología, Marco Antonio Hughes aparece incorporado en el texto como un nombre y se le clasifica con los pintores Fontecilla, Bernau y Cienfuegos, a quienes se vincula con el pintor inglés Francis Bacon. El propio Hughes definió su tendencia pictórica como “realismo expresivo”.

Realismo, por el contenido de los temores y anhelos del ser humano que aspiro a interpretar, contenido tan complejo como el hombre mismo. Y expresivo por la fuerza y el colorido que empleo”. Marco Hughes trabajaba con formas muydelineadas por el dibujo y colores más bien planos y demostró cierto interés en la pintura surrealista. A juicio de los pintores Hugo y Francisco Rivera, contemporáneos y amigos de Hughes, “la obra de Hughes estaba marcada por una visión del hombre en un sentido de metamorfosis animal. Todos sus trabajos denotan una fuerte preocupación por el hombre como el centro de su existencia y de sus enigmas. Creó seres en búsqueda constante de su propia identidad, perturbados por su indefinición antropomorfa, que viven situaciones en atmósferas demoníacas”.

En opinión del artista Carlos Hermosilla, con quien Hughes también mantuvo una relación a lo largo de su vida, “la calidad de sus trabajos testimoniaron a un pintor de categoría, a un estudioso de los problemas espirituales y psíquicos del hombre y a un honrado artista cuyo fervor por la pintura fue su alimento vital por largos años”.

Y así fue Marco Antonio Hughes, un hombre solitario que tuvo muchos y buenos amigos, que se dedicó al estampado de telas para sobrevivir y que persistió, pese a la dificultad de los tiempos que le tocó vivir, en un empeño irrenunciable de hablar sobre el mundo que lo rodeaba a través de sus dibujos y pinturas. “Y la obra que ahora heredamos en el ámbito de nuestra cultura – sentenció Carlos Hermosilla en 1984, tras la muerte del artista- deberemos contemplarla y cuidarla con acendrado respeto y hacer que se la conozca, siquiera nacionalmente”.

Las obras de Ambrosio se presentarán en la Sala Laboratorio del tercer piso del Edificio de Difusión del PCdeV, del 20 de diciembre al de enero; las de Marco Hughes del 19 de diciembre al 19 de enero en la Sala de Artes Visuales, en el tercer piso del Edificio de Difusión del PCdeV.

Comenta desde Facebook

Comentarios