Día de la Mujer en Valparaíso

diamujerintroDeclaración de la Coordinadora de Feministas en Valparaíso formada por PanyRosas Valpo, Círculo de Lilith, Lupitas del Sur, Pewvley Taiñ Rakizuam y La Huacha Feminista.

No cambiamos nuestra lucha por votos. Por una buena vida para todas y todos.

Nuestros cuerpos y nuestras vidas han cambiado, no vivimos las mismas condiciones de opresión de hace un siglo, tenemos uno que otro derecho ganado, sin embargo permanecen en nuestra sociedad y cultura la raíz de todas las discriminaciones y violencias, el machismo y el mercado. El machismo y el capital cambian sus formas de opresión, por ejemplo las mujeres estamos insertas en el trabajo remunerado pero constantemente experimentamos el acoso laboral y el 100% de nuestro tiempo se destina para las labores domésticas y el trabajo fuera del hogar, entonces ¿Qué tiempo destinamos para nuestra vida?

En el contexto de esta sociedad machista regida por un orden simbólico patriarcal vemos cómo, por ejemplo la publicidad nos bombardea normando el cuerpo perfecto y el deseo de las mujeres, esto lo muestran las imágenes de productos destinado al consumo masculino. Con este imaginario se proyecta que nuestros cuerpos y deseos son propiedad de Otros, por ello en el sistema patriarcal vemos una y otra vez las consecuencias de la captura de nuestros cuerpos; violaciones, femicidios, explotación y abuso sexual y el piropo como algo natural. En este año van 10 femicidios, al menos una mujer fue asesinada cada semana. El diagnóstico es claro, el problema radica en la cultura machista y en la visión de que el mundo mejorará si ganamos más dinero y tenemos más consumismo. A esto decimos basta!!

Se hace imperativo fortalecer nuestras organizaciones feministas y caminar juntas hacia la construcción de un proyecto emancipador. Si queremos construir un proyecto emancipador, tenemos que mirar todas estas prácticas abusivas, en en la casa, en la calle, en el trabajo y en la cama. Esos espacios, reflejan la dominación que impone el Sistema Patriarcal y para ello, nosotras tenemos que poner en tensión, cuestionar y evidenciar la existencia del machismo, de la misoginia. Nuestros cuerpos siguen siendo mercancías del capital, del intercambio y la transacción, allí esta nuestra revolución, dejar de ser para otros a costa de no ser para nosotras mismas.

Por ello, nosotras, mujeres feministas que componemos la coodinadora 8 de marzo en Valparaíso hacemos un llamado a salir a las calles, a organizarnos, a parar los abusos afectivos, sexuales, laborales, a no tolerar ninguna expresión de violencia, ninguna expresión que nos cosifique, a plantear con firmeza nuestras convicciones en torno a la necesaria lucha cotidiana por superar todas las formas de opresión y explotación ya sea por nuestra condición sexual, de género, de clase o pertenencia racial.

diamujerintro2Valoremos nuestra intimidad para que cada una sea autónoma y no dependa de nadie para tomar su palabra y acción. A días de que asuma el nuevo gobierno, al mando de la Nueva Mayoría creemos que es aún más necesario plantearse críticas al modelo imperante (patriarcal y neo capitalista), pues intenta apropiarse de nuestra lucha histórica, en el plano laboral y educacional, entre otros, pero sin asumir la radicalidad de las transformaciones que la sociedad chilena necesita. Esto no es nuevo, ya que cada gobierno con su respectivo sistema político partidista negocia los intereses de las mujeres, incorporando algunos derechos básicos que no alcanzan a modificar la condición estructural de opresión, por ejemplo el postnatal de 6 meses exclusivo para las mujeres, que nos recluye en el lugar de madres, esposas y sostenedoras de la familia tradicional. El cuidado debe ser asumido por los hombres, basta de la exclusividad doméstica femenina.

Nosotras planteamos que: tenemos y debemos ejercer el derecho a decidir de forma libre y autónoma sobre nuestros cuerpos, es decir, el derecho al aborto libre, seguro y gratuito, vivir sin cargar con culpas o juicios moralistas nuestra sexualidad, criticar la educación cargada de sexismo y religiosidad, y avanzar hacia una que integre las sexualidades y el autocuidado como parte de la vida, fin a las condiciones laborales precarias, al impuesto al útero y a los bajos salarios. Igual trabajo, igual salario. Alzamos nuestras voces contra la moral conservadora, de las iglesias, y decimos fuera de nuestros cuerpos y nuestras camas. Queremos una mejor vida para todas y para todos. Fin al servicio maternal obligatorio.

Nuestro horizonte es una sociedad en que las relaciones humanas se construyan a partir de la libertad, el respeto, la solidaridad, la inclusión de todas y todos, sin violencia, sin discriminación y desigualdad. Nuestro norte es transformar este Sistema Patriarcal Capitalista, en un proyecto que nos permita emanciparnos de los distintos grilletes que nos obstaculizan hoy y generar nuevas formas de vida.

¡Por un 8 de marzo donde las mujeres luchen, gocen y movilicen en las calles!!

Comenta desde Facebook

Comentarios