Destacada compañía española Pérez & Disla se presentará en Sala Upla

Nuevamente la compañía proveniente de la ciudad española de Valencia visita Chile, esta vez con la obra El Hombre Menguante, un ágil y fresco montaje que en tono de humor,  propone una fórmula para  sobrevivir en  un mundo cada vez más hostil.

el-hombre-menguante-1

Inspirada en la metáfora planteada por el film norteamericano El Increíble Hombre Menguante (1957) esta puesta en escena debuta en Chile el viernes 03 y sábado 04 de diciembre en Sala UPLA, para luego presentarse en Santiago desde el 6 al 8 del mismo mes en Espacio Diana.

El elenco está conformado por Toni Augusti, Cesar Torno y Juli Disla, en tanto la dirección está a cargo de Jaume Pérez. Esta visita se enmarca en una gira internacional que contempla funciones en Chile y México, las cuales son  financiadas el gobierno español a través del programa de ayudas al teatro del Ministerio de Cultura.

Esta vez, utilizan como punto de partida es el  film  de Jack Arnold (1957)  –basada en la novela de Richard Matherson- donde su protagonista comienza a encogerse hasta el tamaño de un insecto,  luego de estar en contacto con una nube radioactiva.

Los actores valencianos 59 años después del estreno de la película se hacen las mismas preguntas que planteaba la película: ¿cómo reaccionamos ante lo adverso? pues ante los ojos de estos artistas la sociedad cada vez más aislada y hostil nos obliga a plantearnos esa interrogante y tomar una decisión para evitar desaparecer, o quedar disminuido ante la adversidad, ya sea  a nivel laboral, emocional o social.

Es así como los creadores de este trabajo proponen una fórmula para sobrevivir ante aquello que puede ser un obstáculo o adverso ante la vida de una persona, y tiene que ver con la capacidad de adaptarse a nuevos escenarios.  “Nuestro sistema de supervivencia ha dejado de ser efectivo. Tenemos que tomar nuevos caminos, caminos a veces estrechos, provisionales, difíciles o extraños. Así que dejemos atrás convenciones estáticas e ideas fijas sin temor a cuestionarnos: si estamos perdidos quizás no quede otra que asumir la pérdida; si nos puede la ansiedad enfrentemos la incertidumbre; si no hay nada a lo que aferrarse experimentemos ese vacío”, plantea  Juli Disla autor del texto desde España.

el-hombre-menguante-2

La Gente

Durante 2014  Juli Disla y Jaume Pérez, dúo que compone la compañía Perez & Disla se instalaron por un mes y medio en  Valparaíso para montar con un elenco chileno su obra La Gente, la cual se estrenó en mayo de ese año en la Sala Upla.

Esa puesta en escena  fue estrenada originalmente en España en 2012, en pleno movimiento de los “indignados”, donde la compañía recreaba una de las tantas asambleas que se organizaron durante ese movimiento ciudadano motivado por el malestar colectivo y sentimiento de impotencia en indignación ante la injusticia social en España y Europa.

El guión se nutrió de  la lectura de autores como  Hannah Arendt, Walter Benjamin, Peter Sloterdijk, Ortega y Gasset o Ryszard Kapuscinski, se estrenó en mayo de 2012 en una pastelería abandonada de Valencia. Desde entonces se ha representado en lugares como la Muestra de Teatro Español de Autores Contemporáneos de Alicante, la Sala Cuarta Pared de Madrid.

Nuevamente traen a Chile una obra donde el humor es el lenguaje para hacer una crítica o una reflexión del sistema social ¿cuál es el rol del humor en sus montajes?

-No nos interesa el humor por el humor, sino su capacidad de lidiar con los problemas, tratar los aspectos ridículos o absurdos de la vida, a la vez que empodera al espectador para desmitificar las convenciones e ideas preconcebidas que tenemos sobre la realidad. El humor y la ironía son recursos que multiplican las perspectivas sobre temas habitualmente complejos de abordar, y que incluyen, junto al ingenio y la risa, una carga de profundidad. El humor nos permite tomar distancia de aquello que nos afecta sin necesariamente banalizarlo, encarar los problemas desde una perspectiva lúdica. Además, a nosotros no nos gusta pasarlo mal.

¿Qué temas son los que se cuestionan o se ponen en escena?

-Cómo habitar nuestro presente si vivimos entre expectativas frustradas y esperanzas inciertas. Enmudecemos cuando nos preguntan qué planes de futuro tenemos. Nos han robado el derecho a crearnos un proyecto de vida. ¿Qué hacer cuando todo aquello que nos sustenta se contrae o desintegra? El hombre menguante es la escenificación de una búsqueda: cómo posicionarnos en un entorno hostil donde nos sentimos cada vez más aislados, más excluidos, más vulnerables, más desencantados. No queremos caer en un victimismo pasivo. Buscamos sacar algo en positivo para no sumirnos en la impotencia.

Nos interesa la idea de supervivencia, sobrevivir, la vida con un prefijo que la condiciona. Sobrevivir en dos líneas diferentes aunque compatibles: como concepto pragmático pero también como intensidad.

No seremos grandes hombres, para muchos somos invisibles pero aquí estamos, aquí seguimos y no nos resignamos a desaparecer. Vamos a seguir luchando. No tenemos otra opción. El hombre menguante es una propuesta que gira sobre la mera supervivencia. Poca cosa….

En La gente ustedes incluían al espectador en el mismo nivel que el actor, es decir actor y público eran parte de una asamblea ciudadana,  con El Hombre Menguante ¿nuevamente rompen esa barrera actor espectador?

– La representación demanda lectura, el encuentro una situación frente a la que se ha de tomar posición. Nos gusta sostener esa tensión, habitar las maneras de hacerlo. Nos servimos de la ficción para favorecer un encuentro. Este trabajo en lugar de querer suprimir la pasividad del espectador,  reanima su actividad. Los espectadores siempre participan de manera más o menos consciente, interpretando lo que observan, organizando y dando sentido a eso que están observando. (…)  Pero no damos por hecho que el espectador se implique en lo que está viendo y tratamos de activar continuamente su interés. Interiormente es una vivencia apasionante porque se crea una sensación de integración de público y espectáculo muy intensa.

Las funciones de El Hombre Menguante están fijadas en Sala Upla el viernes 02, sábado 03 a las 20:00 horas y el domingo 04 a las 19:00 horas. El valor de las entradas es de $3000 general y $2.000 estudiantes y tercera edad. El Domingo la entrada general es de $2.000.


Comenta desde Facebook

Comentarios