Dakar 2014: Una mirada desde el patrimonio

Rally Dakar

Daño ambiental sobre los suelos y sitios arqueológicos

Últimamente en Valparaíso se perciben aires de gigantismo. Este martes el director del Rally Dakar 2014, Etienne Lavigne, anunció formalmente que la Ciudad Patrimonio será, por primera vez, la meta de la tan famosa competencia “off road”.Y es que lo que ocurrió ayer en pleno Muelle Barón dista mucho de la cotidianidad del puerto que está, generalmente -y afortunadamente- carente de enormes pantallas led y siutiquería latente. El desfile de bellezas plásticas, sponsors, pilotos, y viejos fanáticos de las ruedas fue un espectáculo casi cinematográfico. Créanme.

Pero más allá de hacer una crítica furtiva y un poco tendenciosa del asunto, a lo que quiero llegar es al meollo del tema, a la mirada desde el patrimonio, tal y como reza el título de esta humilde columna.

Antes que todo, debemos hacer un paréntesis, y remontarnos al año 2010, cuando el Colegio de Arqueólogos de Chile arremetió contra los organizadores del evento. En ese entonces, la situación fue preocupante, puesto que nunca se habían detectado tantas intervenciones arqueológicas en pocos días: el rally había embestido contra el 47% de 111 sitios arqueológicos en Tarapacá y el desierto de Atacama.

El mismo Consejo de Monumentos Nacionales, posteriormente, calificaba las medidas de mitigación implementadas por el Dakar como poco efectivas. Lo peor es que este mismo organismo figuraba trabajando con la organización en un plan especial, para el cuidado de zonas con alta riqueza patrimonial. Irrisorio.

La pregunta ahora es ¿qué nos queda?. La respuesta: un organismo estatal incompetente y una empresa que hace y deshace en territorio chileno. Ahora. ¿Quién fiscaliza? ¿A dónde quedan las municipalidades, las intendencias, y las gobernaciones?

El impacto será positivo. El comercio, desde luego, sacará buenas cuentas. Los matutinos lo avalarán. Acuerdense. Ahora, lo negativo seguirá siendo la forma, el modo de hacer las cosas. Al parecer, ser francés o europeo por estos lares es suficientes como para engatusar al sudaca. Dejarlo casi inerte, casi imposibilitado para  el don de la duda.

Valparaíso ya se prepara. Las calles se colmarán de multitudes, aseguran los más esperanzados. Todos gritarán por el ganador. Mientras unos pocos se preguntarán “¿Y a dónde se llevaron los perros?”.

 

Comenta desde Facebook

Comentarios