Comentario de Teatro: Cuando el recurso risa se agota

En el mismo momento en el que un grupo de profesoras inicia su jornada, una banda de asaltantes roba un banco. La policía no consigue atraparlos y hasta se dan el tiempo de cantarle el cumpleaños feliz a una de las rehenes. La misma plata que los hombres se llevaron es la que ellas requerían para construir la biblioteca, mejorar las salas y darle desayuno a todos los alumnos del Liceo A- 78 en el que trabajaban. Así comienza “Barrio Alto (Acassuso)”, que se presentó en una única función el 13 de marzo pasado en Sala Upla. Nuestra comentarista de teatro Véro Mondini nos entrega aquí, su comentario acerca del montaje. 

La actriz Coca Guazzini protagoniza "Barrio Alto (Acassuso)

La actriz Coca Guazzini protagoniza “Barrio Alto (Acassuso)”

Por Véro Mondini

“La docencia es algo que nos elige”. Con esta afirmación, en boca de la actriz Ximena Rivas, parte la obra “Barrio Alto”, introduciendo el espectador a la temática de la vocación docente. Pero los diálogos delirantes y las situaciones absurdas que luego se van desarrollando en la sala de profesores de una escuela sin recursos donde transcurre la obra, ubican rápidamente el foco hacia otra temática: la decadencia del sistema educativo.

Escrita por el dramaturgo argentino Rafael Spregelburd bajo el título “Acassuso”, estrenada en Buenos Aires en 2007 y en Chile el año pasado, en el Teatro del Puente, la obra “Barrio Alto (Acassuso)” abrió en este caso, la cuarta temporada de la Sala Upla con una única función el 15 de marzo pasado. Es un tema sumamente contingente, en el actual contexto de alta reivindicación por la calidad y accesibilidad de la educación en el país. Y las realidades no parecen tan alejadas en un lado u otro de la cordillera. En la obra, el humor negro y las situaciones absurdas son recursos dramatúrgicos para denunciar la deplorable condición del sistema educativo, además de las condiciones sociales, tanto en Argentina como en Chile.

De anécdotas en conversaciones domésticas, las profesoras van y vienen en la sala de reunión, lugar donde intercambian el día a día. Utilizando el recurso dramatúrgico de lo absurdo, la trama de la obra denuncia la condición social de los profesores, en el sistema educacional chileno: luego de enterarse de un gran asalto ocurrido en el barrio alto de la ciudad, las profesoras deciden apostar por una manera fácil de conseguir dinero, comprando un futbolista de cuarta división para luego venderlo a las ligas profesionales. Hecho que da pie para situaciones trastornadas y totalmente irracionales. Todas las profesoras además se llaman Marta o Susana, agregando sustancia al caos general de la obra. Ellas están desmotivadas de su trabajo, se ven desilusionadas e inoperantes. Este pequeño mundo pues, es el reflejo de la sociedad actual, con sus relaciones y luchas de poder, su estructura y funcionamiento.

A pesar de un notable y nutrido elenco (Coca Guazzini, Mónica Ríos, Ximena Rivas, Manuela Oyarzún, Taira Court, Bárbara Vera, Carla Casali, Cecilia Herrera, Nathalia Aragonese y Camilo Carmona), “Barrio Alto” peca por su extensa duración (casi 2 horas) y la historia apenas se sostiene en el tiempo. La ironía de la comedia logra su efecto en la Sala Upla, muchos se ríen a carcajadas, pero el recurso se va agotando, repitiendo situaciones que terminan distanciando al espectador. La obra sigue siendo una metáfora aguda y tristemente realista del país en el que estamos viviendo, en el que la risa termina siendo el elemento que denuncia una realidad difícilmente aceptable.

Ficha Técnica

Dramaturgia: Rafael Spregelburd

Puesta en escena: Omar Morán

Asistencia de dirección: Pasquinel Martínez

Diseño integral: Los Contadores Auditores

Elenco: Coca Guazzini, Mónica Ríos, Ximena Rivas, Manuela Oyarzún, Taira Court, Bárbara Vera, Carla Casali, Cecilia Herrera, Nathalia Aragonese y Camilo Carmona.

Producción: Evelyn Ortiz

 

Comenta desde Facebook

Comentarios