Buscando a Isla de Pascua, la película perdida

“Buscando a Isla de Pascua, la película perdida” narra las peripecias de la reconstrucción de una cinta olvidada. Detrás de esta hazaña está Carmen Brito (1947), laboriosa restauradora fílmica quién detalló a La Juguera Magazine cómo fue armando el rompecabezas.

buscando isla de pascua

Por Alejandra Delgado / Fotos gentileza de Carmen Brito

No es la primera película perdida del cine chileno que rescata y restaura. Antes fueron El Húsar de la Muerte (Pedro Sienna, 1925), Canta y no llores corazón (1925), de Juan Pérez Berrocal; Largo viaje (1967), de Patricio Kaulen,Tres tristes tigres (1968), de Raúl Ruiz; y la más importante de todas: Valparaíso, mi amor (1969), de Aldo Francia, que restauró en el año 2004. Pero el encuentro e intento de restauración de Isla de Pascua, cinta independiente que el matrimonio de los realizadores nacionales Jorge di Lauro y Nieves Yankovic rodó en 1961 y que documenta ritos y costumbres ancestrales entre los habitantes de la isla, es la primera que Carmen Brito transforma en una historia en sí misma.

Brito disfruta con cada hallazgo, goza recomponiendo cada fragmento de una obra cuyo tono, estilo y sentido creativo se esmera en resguardar. Cada vez que alguna persona llega a su encuentro con material fílmico, ella se maravilla. Sobre todo considerando que -según estimaciones de la Cineteca de la Universidad de Chile- existen al menos 21 películas perdidas del cine chileno. Pero es cautelosa. Asegura que antes de cantar victoria se debe investigar. Así partió todo cuando la arqueóloga Andrea Seelenfreund llegó, hace 3 años a su ex oficina de la Cineteca Nacional con un rollo que contenía imágenes de Isla de Pascua.

“Me dijo mira, compré estos rollos y cuando los empecé a ver me di cuenta que son imágenes de Isla de Pascua”-recuerda-.“Entre las películas perdidas en Chile yo sabía que había una sobre la isla hecha por Giorgio di Lauro y Nieves Yankovic, le dije, pero yo no la había visto, quizás puede ser eso”.

Animada, se abocó a revisar el material en una enrolladora percatándose que este no se encontraba en tan mal estado, aunque venía en formato negativo. Pasó entonces a examinarlo en la moviola del Cine Arte Normandie (donde se ubica su actual oficina) y luego se comunicó con el cineasta Ignacio Aliaga para confirmar sus sospechas: lo que tenían en sus manos era una de las cintas perdidas de la mítica pareja Di Lauro- Yankovic.

-Ellos habían hecho Andacollo, también San Pedro de Atacama y yo por una suerte del destino había participado en la restauración de esas dos películas, por tanto, conocía su estilo, y como ese estilo lo conservan los directores pude confirmar que la estética coincidía. Nos contentamos un montón, habíamos dado con otra de las cintas de los Di Lauro.

Carmen Brito - La Juguera Magazine

Carmen Brito en Isla de Pascua.

La relación de Carmen Brito con el cine como vida y oficio se inició a los 17 años. Su tío, entonces funcionario del laboratorio del Instituto Fílmico de la Universidad Católica, la convenció de tomar clases con Rafael Sánchez, su fundador. Allí estudió becada y pudo trabajar para ayudar a su madre obrera. “No pude haber caído más parada”, recuerda hoy agradecida.

Así se inició tempranamente en las técnicas del montaje, perfeccionándose luego en la Escuela de Artes y Comunicación de la misma universidad. Su trayectoria como la mayor restauradora de películas del cine chileno le valió el Premio Pedro Sienna 2013 otorgado por el Consejo de Arte y la Industria Audiovisual. Desde 1970 se ha ocupado del montaje de una cincuentena de documentales y ha participado en la sincronización y asistencia de montaje de varios importantes largometrajes nacionales.

-Restaurar un film -dice Carmen- es una tarea ardua y larga. Hay que contextualizar la cinta, acudir a referencias historiográficas, catastrar los daños, limpiarla y luego repararla. Trabajo que puede alcanzar mucho tiempo si el deterioro es grave. Es como armar un rompecabezas al cual le faltan piezas.

Cuando aparece el primer rollo de Isla de Pascua, Carmen decide seguir ese hilito. Y su motivación esta vez tenía doble faz, por un lado la pasión, por otro, la posibilidad de salir del shock emocional que le había provocado su inexplicable despido de la Cineteca Nacional donde se desempeñó desde su creación y por 4 años como Jefa del Área Técnica. Junto a Andrea postuló a un Fondart que contemplaba, además de la investigación de ese material perdido, la realización de un documental sobre esa búsqueda.

-Comenzamos a investigar y a investigar y empezaron a aparecer muchas cosas, encontramos en el Normandie rollos que Alex Doll (uno de los fundadores del cine) le había comprado a una persona en muy mal estado. Comienzo a restaurar y armar y se me empieza a comprobar que el negativo pertenecía a estas imágenes que ahora estaba encontrando. Pero además encontramos algo que no suponíamos: material en 16 y 35 mm.

Una de las personas fundamentales en el proceso de investigación fue la experta en historia del cine chileno Alicia Vega, quien confirmó la duración y los formatos del film. “Nos alborotamos, estábamos extasiados, nos sentíamos unos privilegiados de estar encontrando una parte de la historia del cine chileno, cómo lo vamos a contar, a escribir, nos preguntábamos”, recuerda Brito.

Durante dos años de trabajo fueron intentando armar la cinta, de la que se registran 7 mil metros de película de 16 y 35 mm. La cineasta Tiziana Panizza aportó el long play de la música recopilada por Di Lauro para la cinta. La folclorista Margot Loyola contribuyó con valiosa información sobre lo mismo, gracias a que había sido parte del grupo que viajó en barco a la Isla junto al equipo de rodaje de Isla de Pascua. Los directores de fotografía de la película, Sergio Bravo y Horacio Walker también apoyaron con datos, entre otras personas. Finalmente se logró armar un pedazo de la cinta con trozos de la misma, a la cual le agregaron sonido.

-Prácticamente armamos dos rollos de seis que tenía la película, pero lo más importante para mí era mostrarle este material a la gente que se veía involucrada en la película. Quería saber qué le producía encontrarse en estas imágenes. ¿Qué te parecería a ti si yo te muestro un pedacito de una película donde apareces hace 50 años?, relata.

Partieron con todo este material a la Isla en septiembre de 2013 y lo exhibieron por primera vez en la casa del documentalista Leo Pakarati donde llegaron unas 20 personas. Ahí, por ejemplo, una mujer reconoció a su marido, el hombre que andaba a caballo junto a la protagonista del film. Los isleños hicieron circular el rumor acerca de estos retazos de película donde sus padres, madres, abuelos y abuelas podrían aparecer. Se hicieron llamados espontáneos por radio invitando a ver este insólito descubrimiento. Buscando a Isla de Pascua, la película perdida registra esas impresiones, las caras de asombro, las lágrimas de emoción, el impacto de quienes se fueron viendo en ese pedazo de la historia.

-¿Qué significó para ti ver estas reacciones de los pascuenses al ver estos retazos de una cinta que nunca fue exhibida en la Isla?

-¡Maravilloso! Porque la gente quiere las películas antiguas, quiere verse, quiere ver la historia, saber cómo pasó. Era otra Isla de Pascua esa y yo lo cuento en el documental. La gente se emociona cuando comienza a encontrar a sus abuelos, se empiezan a acordar de cuando eran chicos, y todo eso confirma la importancia de este rescate. A partir de ahí iban surgiendo mil historias, que es un fragmento de la historia de la isla y ese es el valor de este documental.

-¿Porqué decidiste estrenar tu documental en Valparaíso?

-Es muy caro salvar una película. Pero también falta más pasión. No se trata solo de tener técnicos que restauren una cinta. Todos se creen restauradores porque saben pegar pedazos, pero restaurar es reconstruir una obra con el encanto del estilo del director. Hay que respetar al autor y eso se logra investigando.

Buscando a Isla de Pascua / Trailer

El documental Buscando a Isla de Pascua, la película perdida se estrenó el 23 de octubre de 2014 en el Centro de Extensión Duoc UC Edificio Cousiño en el marco de la 18° versión del Festival de Cine Recobrado de Valparaíso.

Ficha Técnica

Buscando a Isla de Pascua, la película perdida

Documental/ Chile/ 2014/ 62 minutos/ Full HD

Idioma: Español/ Sub títulos (Rapa nui): español

Dirección: Carmen Brito Alvarado

Guión: Carmen Brito, Andrea Seelenfreund

Producción general: Andrea Seelenfreund

Asistentes de producción: Josefina Arriagada

Post producción de terreno: Leo Pakarati y Paula Rossetti

Montaje: Carmen Brito Alvarado, Rodrigo Castro

Sonido: Claudio Mercado

Director de fotografía y Cámara: Rodrigo Castro, Rodrigo Sandoval

Postproducción de imagen: Rodrigo Sandoval B.

Post producción sonido: Matías Valdés.

Traducción Rapanui-Español: Rafael Rapu T.

Entrevistados: Alex Doll, Alicia Vega, Baltazar “Ruki” Pakarati, Blanca Larraín, David Vera Meiggs, Edmundo Edwards, Gisela “Chepe” Cares, Ignacio Aliaga, Isabel Pakarati, Manuel Martínez (padre), Manuel Martínez (hijo), Margot Loyola, Merahi Atam, Osvaldo Arévalo Pakarati, Osvaldo Cádiz, Paulina Brugnoli, Rafael Rapu H. (padre), Rafael Rapu (hijo), Ricardo Pereira, Sergio Bravo Ramos

Archivo audiovisual: Alex Doll, Andrea Seelenfreund, Carmen Brito

Archivo de voz: David Vera Meiggs

Archivo fotográfico: Jorge Acuña

Restauración de material de archivo: Carmen Brito A.

Asistente: Tatiana Sanhueza.

Material de archivo: 35 mm. Negativo y descartes de positivo sin sonido color, descartes de positivo con sonido. 16 mm. Reversible color sin sonido.

Comenta desde Facebook

Comentarios