Artista del Wallmapu expone obra que lleva el sonido de Valparaíso a planchas de grabado

Jorge Olave Riveros (1973), destacado artista del Wallmapu, cuyo quehacer artístico se desarrolla en prácticas contemporáneas enlazadas al territorio, lo político, el arte sonoro y los nuevos medios, es el primer residente en el ciclo artístico de CasaPlan -centro de creación y difusión artística ha impactado fuertemente a la comunidad de Valparaíso en estos tres años de existencia- proceso que ha sido financiado por Fondart y cuyos resultados se inauguraron en este espacio bajo el título de Transducciones en Agua Fuerte. 

Jorge Olave llegó a CasaPlan hace ya un mes atrás, y su primera acción fue conocer el taller y observar sus prácticas.

El corazón de CasaPlan es precisamente su taller, uno de los mejores equipados del país, con un movimiento constante de estudiantes y artistas que desarrollan su trabajo en el edificio de Av. Brasil 1490. Aquí se trabaja con técnicas que se remontan al siglo XV, pero cuyo desarrollo no se ha estancado. De ahí que la propuesta de estas nuevas residencias consiste en traer artistas que provienen de otras disciplinas para que generen un proceso de creación de carácter experimental basado en el eje territorial y en el cruce disciplinar del grabado y otras prácticas contemporáneas.

Una semana de inducción tuvo Jorge a las distintas técnicas del grabado: xilografía, grabado en metal y fotolitografía. “Cuando me llamaron de CasaPlan para invitarme a realizar una residencia en el taller de grabado, lo primero que me preguntaron fue si tenía alguna experiencia en estas técnicas, mi respuesta fue no, solo algunas vagas nociones. Bien! Eso es lo que buscamos me respondieron. Les pedí unos días para pensar, y aquí estoy trabajando en el taller desde principios de mayo”, comenta.

La propuesta de estas residencias es sacar a los artistas de su zona de confort, ponerlos en conflicto con su experiencia y desarrollo artístico, forzando el desplazamiento del quehacer de los residentes y, por lo tanto, incorporar nuevas posibilidades y prácticas al taller de grabado. A partir de esta idea surge la pregunta de qué ocurre con un artista que proviene de otra disciplina y se enfrenta en un tiempo acotado a otras técnicas y lenguajes.
 
Para Jorge Olave esta experiencia significó re-pensar su propia actividad, incorporar no solo nuevas técnicas a su desarrollo artístico sino que también una forma distinta de entender las cosas, un enriquecimiento para entender el espacio y  el tiempo. “Lo primero  que me pasó fue un proceso de apertura mental, abrir mis ideas y conceptos que llevo trabajando estos años  hacia otros lugares. Todo lo preconcebido para esta residencia desapareció y ahí comencé a conectar cosas, recuerdos e ideas. Apareció el fonototoaugro, y me resultó coherente dado que ese objeto nunca se pensó para que sonora, sino que su inventor pretendió obtener solo un gráfico, una visualización del sonido. Entonces, aparece un concepto que ha sido el hilo conductor de este proceso: la transducción (transformación de un tipo de señal o energía en otra de distinta naturaleza). Comencé a realizar una serie de ejercicios en relación a formas de grabar una plancha a partir del sonido. Utilizando un transductor, una aguja y grabaciones de campo realizadas en Valparaíso comenzaron los primeros grabados, rayas y surcos de vibraciones, emerge mi descubrimiento personal y con ello el asombro. Luego, con el dominio de la técnica, ese asombro se desvanece y  el proceso se naturaliza, así es que después de varias prácticas volví a los primeros ejercicios. Esos que eran más erráticos, imperfectos, pero bellos por su naturaleza inicial”, cuenta.
 
Transducciones en Agua Fuerte es una exposición enmarcada en los nuevos medios y también en los antiguos, es resultado de un proceso de creación que permitió proyectar insumos gráficos experimentales como huellas de la tensión entre lo “moderno” y “lo tradicional”, poniendo en valor historias, relatos y el territorio de Valparaíso, confrontando las “nuevas” y las “viejas” tecnologías, lo que permitió también llevar al taller de artes gráficas de CasaPlan a un proceso de desplazamiento del grabado hacia prácticas experimentales contemporáneas. Así aparecen en esta exposición, planchas, impresiones, gráficas, objetos, proyecciones, máquinas, registros y reproducciones analógicas, desde una perspectiva sonora y visual.

 

Comenta desde Facebook

Comentarios