Artesanía y diseño contemporáneo: To be or not to be

De un tiempo a esta parte, los diseñadores nacionales han vuelto la mirada hacia las artesanías tradicionales como fuente de inspiración para su trabajo. ¡Bravo por ello! Este gesto implica reconocerse, rescatar patrimonio casi extinto en muchos casos y además hacer una contribución a la identidad nacional, cada vez más jibarizada y reducida a actos patrioteros como la Teletón, la selección chilena o la empanada. Sin embargo, este acercamiento trae ocultas decisiones fundamentales: qué rol juega el diseñador en esta alianza, cómo estructurar ese trabajo y cómo lograr que el artesano y diseñador crezcan juntos.

columna_aji_ljm

Eli Briones P.*

Las artesanías pertenecen y surgen desde un territorio y desde una tradición. Todas están asociadas a un paisaje, a una fauna, a ríos y canteras que alimentan de insumos las manos hábiles de los artesanos. ¿Qué sucede entonces cuando diseñadores se acercan a este mundo, recogen y aprenden estas técnicas con los artesanos y luego se retiran para aplicarlas posteriormente en exclusiva en sus talleres, alejados de estos horizontes, aplicando las técnicas sin aroma a rescoldo, sin tener abuela, ni padre que se dedicó a lo mismo?

Se acaba la magia. Se ve el truco. Y lo que parecía un impulso a la artesanía, termina por transformarla en un oficio. La mitiga. Lo que resultaba ser un aporte al artesano, acaba por dejar más solo.

Vistiendo un ropaje ajeno, muchos diseñadores toman estos conocimientos, para llevárselos y rehacer las técnicas, con nuevas herramientas, con tiempos dedicados. Estas relaciones entre diseñador y artesano, otorgan una sustentabilidad de corta vida, que acaba cuando termina el aprendizaje de su técnica. Genera además incertidumbre en el artesano respecto a su trabajo tradicional: comienzan a renegar de sus figuras tradicionales y se embarcan en un trabajo parecido al que aprendió a hacer con el diseñador “que sabía más”, “que estudió en la Universidad” y “que vendió a los extranjeros los nuevos trabajos”.

Es relevante transformar el vínculo diseñador – artesano en una relación virtuosa. Es hermoso ver algunos resultados de estos trabajos conjuntos, sobre todo con aquellas artesanías que van en retirada. Pero a nuestro juicio, debe ser un trabajo estratégico, que asegure la continuidad y sustentabilidad de estas destrezas y tradiciones culturales.

Un trabajo atractivo conjunto que permita primero, mantener la tradición y el patrimonio inmaterial. Segundo, generar un beneficio económico rentable para el artesano y tercero, y no menos importante, dar dignidad y difusión a su trabajo, con el público final de los productos. Un reconocimiento, que pueda ser valorado, tanto en el país, como fuera.

Algunos lo intentamos y trabajamos en ello. En el reconocimiento de estos dos mundos y en el trabajo de nuevas nomenclaturas y diseños que quedan entre el campo y la ciudad, entre el altiplano y el centro, entre el bosque y la avenida.

Es un trabajo arduo, ingrato a veces, pero respetuoso, que es donde parte y termina todo esto.

*Socia Fundadora de Ají, Diseño Imprescindible, marca presente en Pasarela ProModa Valparaíso.

Web: http://www.aji-chile.com/
Facebook: https://www.facebook.com/ajichile

Comenta desde Facebook

Comentarios