2014: El año de la banda porteña Adelaida

Adelaida 01Tremendo 2014 el de la banda de Valparaíso, Adelaida. No hay otra forma de describirlo. Se podría decir que este fue el año donde su nombre cruzó las siempre difíciles barreras que presenta la escena musical porteña y puso su pie firme en Santiago, destacando como una de las bandas nacionales con mayor proyección.

Vamos por partes. En enero de este año, su canción Espirales vio la luz como adelanto de su disco Monolito, siendo parte del soundtrack de la película Video Club de Pablo Illanes. En marzo, Monolito fue estrenado. Como tiene que ser, el primer trabajo de Adelaida fue mostrado un sinnúmero de veces, destacando los conciertos debut en nuestro país de los texanos de Ringo Deathstarr y de los españoles Los Planetas. Más conciertos hubo de por medio, hicieron un video para la canción Frutos de Otoño y cerraron el año con broche de oro, grabando un single con Jack Endino (productor de Bleach de Nirvana, entre muchos otros) y haciendo una mini gira por Chillán y Concepción. Pero que quede claro: para Adelaida, esto es sólo el comienzo.

Revisa nuestra entrevista express a Jurel Sónico (voz y guitarra), Natalia Díaz (bajista) y Gabriel Holzapfel (baterista).

Por Oscar Aspillaga

Foto por Nómade Fotografía

¿Cómo ha sido este año para Adelaida? 

Ha sido un año especial… particular, de mucho entusiasmo y crecimiento. Años anteriores habían pasado entre tocatas, ensayos, ideas, pero el 2014 es como el año en que hemos tenido que tomar decisiones con altura de miras y eso es algo nuevo para nosotros. Es como si Adelaida se hubiese pegado un estirón: de pasar de “la edad del pavo” a una “situación complicada”, donde todo se pone más interesante y serio. Y con eso no queremos decir que la banda haya entrado en un estado de reflexión total donde todo está pauteado, solo se trata de tomar conciencia y disfrutar.

Hace poco grabaron con Jack Endino, ¿cómo fue la experiencia? ¿en qué aportó para el sonido de Adelaida? 

Eso fue una experiencia increíble. Nosotros habíamos crecido escuchando discos de bandas que pasaron por Jack Endino en uno u otro momento. Fue un regalo maravilloso. El aporte fue notorio, porque en términos de sonido logramos acercarnos a un nivel que no habíamos podido lograr nunca antes. Cuando escuchamos la mezcla en el estudio solo atinamos a reírnos, era como habíamos querido sonar hace años.

¿Creen de alguna forma que este 2014 Adelaida dio un paso hacia adelante en cuanto a la escena musical que hay en Valparaíso? 

No nos atreveríamos a decir “hacia adelante”, porque aquí no se trata de que los que están adelante y los que están atrás. Para nosotros la cosa se trata de caminos distintos y en ese sentido hay muchas opciones. Hay quienes tienen proyecciones que traspasan la frontera de una región o un país… hay otros que se contentan con tocar para los amigos… y así. En esos términos no hay un mejor ni un peor. En el fondo cada cual vela por sus intereses y proyecciones. Nosotros hemos logrado ir saliendo de a poco de un circuito medio viciado – que son las tocatas en bares porteños para amigos porteños- y eso nos tiene contentos, porque la banda se proyecta para otros lados y lo que hacemos se puede compartir más allá de nuestro círculo. En otras palabras, no se trata de haber dado un paso hacia delante, sino un paso en una dirección distinta, como también otros lo han hecho antes.

¿Cuáles son las proyecciones y planes de Adelaida para el próximo año?

Ya tenemos bastantes temas nuevos y la idea es grabar un nuevo disco y tocarlo en vivo. Poder llegar a otras ciudades y compartir. Tocar, tocar tocar. Nos gusta tocar. Hacer canciones nuevas y crecer. Qué más podríamos pedir?

Comenta desde Facebook

Comentarios