10 minutos con Alain Johannes

El hijo pródigo vuelve a sus orígenes buscando sentido y sanación. La vida del chileno Alain Johannes ha estado marcada por la falta de pertenencia y por la pérdida de sus seres queridos, uno tras otro. Experiencias que a través de la música ha sabido expresar y narrar.  Hijo de los cantantes Danny Chilean y Rommy Wells, sobrino de Peter Rock, referente y amigo de grandes músicos como PJ Harvey, Flea, Josh Homme, Dave Grohl, Alex Turner y el ahora difunto, Chris Cornell.

Unfinished Plan: The Path of Alain Johannes es la recopilación documental de esas piezas de existencia y entrevistas de lujo, y es también una puerta a la intimidad de Eleven, proyecto musical que desarrolló junto a su esposa, amiga y compañera, Natasha Schnaider, hasta su muerte por cáncer en 2008. Su historial de lugares, vínculos y anécdotas es robusto y digno de una megafigura, como cuenta tras bastidores el director de la película, Rodolfo Gárate:

“A mí me gusta retratar personas extraordinarias, pero que nos hablen de sentimientos muy humanos. Lo que hace extraordinario a Alain es ver a las figuras del rock mundial decir que él es el mejor y da la casualidad que esa persona que describen como al más talentoso, virtuoso y poético nació en Chile hace más de 50 años”.

Durante el estreno de este trabajo en Teatro Condell tuvimos la oportunidad de hablar brevemente con su protagonista, el talentoso y gravitante Alain Johannes, quien cierra un ciclo de casi siete años desde el primer contacto hasta el posterior rodaje y edición de la obra.  

Gentileza Insomnia Alternativa de Cine.

Por Poirot Escovedo

¿Qué significó para ti participar de este documental dedicado a tu trayectoria y a los vínculos que has entablado?

-Es medio raro porque creo que todavía estoy en el proceso. Sentí el cariño y el respeto para contar la historia de Natasha (Schneider), yo y de todos nuestros amigos. Empezó poco a poco… Cada vez que regresaba (a Chile) se filmaba más, o cada vez que venía Soundgarden, Mark Lanegan o los Artic Monkeys, quienes se juntaron para hablar de todo eso.

¿Qué fue lo más difícil de revelar tu mundo interno?

-Parte del legado de Natasha y yo, del legado que tenemos con la música y nuestro amor. Desde que empezamos a grabar seguían las tragedias. Primero las muertes de mi mamá, de mi papá y después de tío Peter… Ahora Chris Cornell… Se está viviendo en real time. Son cosas que han ido cambiando el arco dramático del documental, fue un proceso de enfrentarme a todo lo que había pasado, como la grabación de Spark (Ipecac Recordings, 2010), una especie de catarsis en medio de mi regreso a Chile.

Respecto de Chris Cornell, ¿imaginabas que él quisiera acabar con su vida de esa manera?

-No, fue una sorpresa total. Tengo una historia de texto con él antes del suceso y no se notaba nada raro, estaba todo bien. Hablamos de diferentes cosas, él quería ver el documental y casi nos juntamos en Nueva York con PJ Harvey. Pero la noche que pasó yo me desperté a las doce y media de la madrugada con una ansiedad enorme. Al instante mi teléfono empezó a sonar: Eran textos de diferentes amigos y músicos lamentándose por la pérdida pero no decían nada más, no entendía lo que estaba pasando. Cuando vi las noticias inmediatamente le envié un texto a Matt Cameron (baterista de Soundgarden y Pearl Jam). En ese momento todavía no sabía lo que había pasado, pero una vez que se confirmó el suicidio seguía sin poderlo imaginar. Lo conozco de 1991, con altos y bajos, pero todavía no entiendo qué pasó.  

Hace solo meses Chris Cornell dio tres shows acústicos en nuestro país. En una de las jornadas homenajeó a Eleven con When I´m Down junto a un vinilo que reproducía los teclados de Natasha. ¿Te harás cargo de los temas que produjeron juntos en Euphoria Morning (A&M Records, 1999)?

Es posible… Canciones como Disappearing One, Mission, Follow My Way, Pillow of Your Bones… Vamos a ver… Cuando grabamos ese disco en secreto fue uno de los tiempos más lindos que pasamos. Me gustaría agregar algunos de esos temas a mi repertorio.

¿Cómo ha sido compartir escenario con los hermanos Cote (Lucybell, De Kiruza, Dracma) y Felo Foncea (Los Tetas), dos músicos chilenos que hoy forman parte de tu banda?

-Ya llevamos muchos años, nos conocemos desde el 2000 en 11AD (casa y estudio de Alain en Los Ángeles). Para mí era obvio encontrarme con Chile y con músicos chilenos, tenían que ser ellos.

¿Cuál es tu vínculo con Valparaíso?

-Mi familia se radicó primero acá y luego en Santiago. Hace unos cuatro años visitamos Valpo con el tío Peter y lo pasamos muy bien, caminamos por todas las calles. Me encantó la ciudad y su atmósfera bohemia.

Con la cantidad de lugares en los que has vivido y visitado, ¿por qué persistes en volver a Chile?

-He vivido en tantos países y siempre me he sentido como un extranjero en cada país. Aquí me he sentido como en casa, pero también es un universo paralelo. Tiene que ver con la resonancia del sentido y tengo tanto que aprender de la música, de la cultura y es algo que hago poco a poco con cada vez que regreso.

 

FUNCIONES Y VISITAS
Valparaíso
Teatro Condell | Condell 1585
A través de Insomnia Alternativa de Cine
*6, 12, 19, 21 y 26 de julio, y 10 de agosto | 19:00 hrs | Valor: $ 1.000

*Cineforo con el director.

Comenta desde Facebook

Comentarios